Los hechos más locos sobre Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán

Después de obtener un título en cultivo de marihuana del Instituto Tecnológico de Culiacán en 1974, Guzmán comenzó un programa de doctorado en distribución de drogas, pero nunca se le concedió un doctorado porque su asesor fue asesinado después de sospechar que supervisaba la disertación de otro estudiante.

Aunque el apodo de Guzmán es «El Chapo», con 5 pies y 6 pulgadas de altura, no es el capo de la droga más bajo de México. Ese honor es para Pepe «El Mosquito» Sánchez, jefe del temido cártel de Chihuahua, que medía poco más de 18 pulgadas de altura cuando fue aplastado hasta la muerte en 1993 por una pila de billetes de dólar que cayó.

Mira nuestra tienda!!

Intentos y fracasos.

El primer intento de Guzmán de lanzar su propio cártel en 1979 fracasó cuando su equipo de comercialización lo persuadió de que adoptara el lema «Popeye el Marino esnifa la cocaína», lo que dio lugar a una demanda por infracción de marcas comerciales presentada por King Features que dejó a Guzmán en la quiebra.

Camino a la fama.

Diez años de ir de puerta en puerta vendiendo porros y meros dedales de cocaína terminaron cuando, en 1988, Guzmán fue un competidor en el programa de televisión «¿Quién Quiere Ser Un Capo Narco?» («¿Quién quiere ser un señor de la droga?»).

Ganó y se hizo famoso al instante. Sin embargo, surgieron problemas cuando al final de la segunda temporada se negó a renunciar a su título. Un juez ordenó a Guzmán que devolviera la corona de capo de la droga, pero en lugar de cumplir, se dio a la fuga. El resto es historia.

Cuando Guzmán se enteraba a través de su red de informantes de que la policía estaba en la mira, evitaba el arresto disfrazándose astutamente de político corrupto.

Su vida en prisión

Durante los 17 meses que pasó en prisión después de su captura en 2014, Guzmán supuestamente vivió como un rey. Un rey confinado en una pequeña celda de la prisión, obligado a usar duchas comunales, a comer comida de mierda y a lavar su propia ropa, pero un rey de todos modos.

Datos para los fans

Para sus fans, Guzmán simboliza a Robin Hood. Ahora, no entendemos por qué piensan que un temible jefe del cártel es alguien que lleva mallas verdes y habla inglés con acento medieval de Yorkshire.

Mientras que la fecha exacta está en discusión, Guzmán y sus socios ganaron la guerra contra las drogas a mediados de la última década.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*