5 datos curiosos sobre las flores

Las flores son hermosas, alegres, románticas y un poco complicadas. ¿Necesitas un curso de actualización sobre todas esas estructuras florales? ¡Esta lista rápida debería servir!

Gran flor de tallo azul (Andropogon gerardii)

Aunque a menudo pensamos que las flores son llamativas y coloridas, técnicamente una flor es la parte reproductiva de cualquier planta de la división Magnoliophyta, un grupo de plantas también conocido como angiospermas. Con más de 300.000 especies de angiospermas, hay mucha variación floral ahí fuera. Algunas plantas, como los sauces y calabazas, tienen flores que consisten en un solo sexo, aunque la mayoría tienen partes masculinas y femeninas en una sola flor. Mientras que muchas flores tienen pétalos para atraer a los polinizadores, otras dependen del viento o del agua para la polinización y por lo tanto carecen de ellos por completo (como las flores de pasto de tallo azul que se muestran). La siguiente lista resume las partes generales de una flor «ideal».

NOTA: Recuerda también que existen cierto tipo de flores que por uso son destinadas a fines decorativos en funerales, ejemplo claro de ello son las coronas funerarias, si haces clic en el enlace verás los diferentes tipos de coronas funerarias y el valor agregado que Floraqueen ofrece a sus clientes.

Receptáculos, pedúnculos y pedicelos

Si una flor es una flor solitaria, como un azafrán o un loto, está unida al resto de la planta por un tallo conocido como pedúnculo. Cuando las flores se agrupan en una inflorescencia, cada flor está unida al pedúnculo principal por un tallo corto conocido como pedicelo, como se ve en esta foto de un lirio del valle. El pedúnculo o pedicelo se une a la flor en un sitio engrosado conocido como el receptáculo, que también sirve como punto de unión para las otras partes de la flor, como los pétalos y el ovario.

Perianto

El perianto está compuesto por los pétalos y sépalos de la flor, ambos son hojas modificadas. Los sépalos son a menudo verdes (como se ve en la foto, en la base de cada flor) pero también pueden ser casi idénticos a los pétalos mismos. Sirven como la capa más externa de un capullo floral y luego se abren para apoyar las estructuras reproductivas de la flor. Los pétalos, como los sépalos, también ayudan a proteger las partes reproductivas y a menudo están brillantemente pigmentados para atraer a los polinizadores. Los pétalos amarillos y púrpuras, por ejemplo, son atractivos para las abejas y las mariposas. Además, el perianto suele tener una forma que permite acomodar polinizadores específicos, como los pétalos tubulares fusionados, adaptados a los colibríes de la imagen de Penstemon. Juntos, todos los sépalos de una flor se denominan cáliz y todos sus pétalos forman la corola.

Estambres

Los estambres son las partes masculinas de una flor y consisten en anteras y filamentos. Los granos de polen, que contienen dos espermatozoides cada uno, se producen en estructuras similares a sacos llamados anteras. Cada antera está sostenida por un largo y delgado tallo, conocido como filamento. Curiosamente, el número de estambres suele ser el mismo que el número de pétalos. En conjunto, todos los estambres de una flor se conocen como el androecio. Este lirio, por ejemplo, tiene un androecio de seis estambres, con las anteras anaranjadas claramente listas para compartir su polen.

Pistilo

El pistilo es la parte reproductiva femenina de la flor y consiste en el estigma, el estilo y el ovario. El estigma sirve para recibir el polen y se sienta en la parte superior de un tallo conocido como el estilo. El estigma puede tener una variedad de formas y a menudo es pegajoso para asegurar que el polen no se disperse. El estilo se adhiere al ovario, que alberga las potenciales semillas conocidas como óvulos.

Cuando un grano de polen cae sobre el estigma, el grano comienza a crecer en un tubo a través del estilo hasta que llega al ovario. Los dos espermatozoides emergen entonces y ambos fertilizan un solo óvulo, formando el embrión y su fuente de alimento. El ovario entonces madura para formar un fruto que protege sus semillas en desarrollo y ayuda a su eventual dispersión. Una sola flor puede tener más de un pistilo, que colectivamente se denominan gineceo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*