4 formas de aumentar la testosterona

Zinc

El zinc es quizás incluso más importante que la vitamina D para maximizar la producción de testosterona. En un estudio, hombres jóvenes y saludables vieron una reducción de casi el 75% en los niveles de testosterona después de 20 semanas de restricción de zinc. Los hombres mayores que sólo tenían una deficiencia leve de zinc pudieron duplicar sus niveles de testosterona en el suero suplementando 40 mg de gluconato de zinc por día durante seis meses.

El zinc también puede reducir la producción de aromatasa, mejorando así la relación testosterona/estrógeno. Sin embargo, hasta ahora esto sólo se ha demostrado en ratas. Las mejores fuentes dietéticas de zinc son los productos animales como la carne, los lácteos y los huevos, seguidos de los frutos secos, las semillas y las legumbres. Debido a que la deficiencia de cinc afecta al sentido del gusto, puede comprobarse mediante un sencillo ensayo de cinc de venta libre que consiste en sulfato de cinc heptahidratado.

Las personas con un nivel adecuado de zinc descubrirán que este material sabe a peróxido de hidrógeno, mientras que las personas con deficiencia de zinc percibirán poco o ningún sabor. Si usted tiene deficiencia de zinc, 10-25 mg al día deberían ser suficientes – los 40 mg utilizados en ese estudio son excesivos para cualquier persona que consuma una dieta decentemente saludable. Recuerda que puedes aumentar tu testosterona con Probolan 50!

El magnesio

El magnesio es otro mineral necesario tanto para un sueño óptimo como para la producción de testosterona. Se encuentra principalmente en las verduras de hoja como la espinaca y la acelga, pero muy pocas personas comen suficiente magnesio y las personas que hacen más ejercicio necesitan más magnesio.

Se ha demostrado que la suplementación de magnesio aumenta los niveles de testosterona, y las personas que se ejercitan obtienen más beneficios de la suplementación de magnesio que las personas que no se ejercitan. Además de aumentar los niveles totales de testosterona, el magnesio también puede hacer que la testosterona en su cuerpo sea más bioactiva.

Debido a que tiene un efecto relajante, el magnesio se complementa mejor por la noche. Una advertencia: la mayoría de los suplementos de magnesio utilizan óxido de magnesio, que se absorbe mal y actúa principalmente como laxante. El magnesio debe tomarse en una forma diferente, como gluconato de magnesio, citrato o treonato. Las bebidas gaseosas en polvo como Natural Calm se absorben rápida y eficientemente y son las más efectivas para ayudar a dormir.

Vitamina B

Las vitaminas B también pueden ser importantes para mantener los niveles de testosterona, aunque los datos son un poco más escasos aquí. La deficiencia de vitamina B12 ha sido implicada en el dolor testicular así como en el deterioro de la producción de esperma. Además, la vitamina B6 parece ser necesaria no necesariamente para el mantenimiento de los niveles de hormonas en la sangre, sino para la salud de los receptores de testosterona y estrógeno.

Las mejores fuentes de vitamina B son los productos animales, las legumbres y las verduras de hoja. Basándose en la investigación, un suplemento diario de vitamina B es probable que sea útil, aunque probablemente no tenga un gran impacto en el funcionamiento hormonal.

La vitamina D

La vitamina D es producida principalmente por el cuerpo en respuesta a la luz solar, pero es difícil obtener suficiente sol para optimizar realmente los niveles de vitamina D, especialmente sin aumentar el riesgo de cáncer de piel. Basándose en estos estudios, complementar 2000-3000 iu de vitamina D por día es probablemente una buena idea.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*